miércoles, 14 de mayo de 2014

RECITAL Y TAL



Búscame el otro
que tengo el frente abierto
y me dan vergüenzas
y no sé cómo comportarme
Veo las imágenes de la tele o del ordenador
como compañeras, me amigo con ellas y ya no soy yo
qué irreal me siento con esta sonrisa de happy end
Ay sí, dame un poquito de jazz al cuerpo
que eso siempre estuvo bien
y Louisiana ayer nos dijo te quiero
así que cantémosle una en negro
al trampolín que nos quiere encauzar y a ver qué pasa
que ya está bien de que nos entierren los insectos
por laboriosos que sean

Qué de frentes, cielos,
qué de frentes.


__ __

-Por si algún día no me encuentras-

Búscame en el remitente de mis sueños.

Estaré esperándote mientras como con un familiar
mío o de alguien
o en casa de algún viejo amigo al que no conozco
o mientras le toco el morbo a una desconocida de siempre
y coloca sus pechos sobre mis manitas que desbordan.
O pidiendo una barra de pan, bien tostadita, a pleno orgasmo.

Me encontrarás en el sueño donde siempre –o nunca-
encuentro casa
con bañera con patas a modo de piscina,
o bañera sin casa, pero con patas, eso sí,
o en la casa bajo el agua. Allí está el mar.

Te esperaré bañándome en el puerto entre aguas llenas de mierda
donde inmediatamente antes de la última ola
había una mar embravescida.
Siendo el minúsculo y único garbanzo castellano
en medio de un cocido.
Eso sí, muchas olas.
Y barcos, también a veces vienen barcos. Siempre de carga.

Te esperaré entre casa y casa, o quizás no esperaré
porque me estarán buscando
y tendré que salir corriendo,
pero me encontrarás
allí,
en el siguiente pueblo de piedra y arcos románicos.

También
me puedes encontrar en la casa de puertas sin puertas y puertas
que conducen a otras puertas –éstas son falsamente abiertas
y nunca consigues salir de ellas-

O matando a alguien a bolígrafos

Búscame en los bares sin fondo
donde me rodean carcajadas de caras a chorros
y planeo llena de preposiciones por sobre bajo y tras
sus cabezas.

Últimamente
es posible que me encuentres a bordo de algún barco
-ya te dije que a veces vienen barcos-
o al borde de algo
o
en su defecto
corriendo prados o trepando bosques o atravesando alamedas de naranjos

Y los cerezos... cuándo era que venían los cerezos?
Quizás me estén buscando también.


Y también me encontrarás allí, donde te pido que te marches,
que no me busques
que no me encuentres.

__ __

[Haiku de Juan Pinilla 
Quieres florecer
pero vienen chuvascos
mujer cerezo ]
__ __

.. .y los cerezos.. cuándo era que venían los cerezos. ..    ?

Poemas del libro Bipolar.


muxu

. .

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada